Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.



Mi experiencia como estudiante de ingeniería agroecológica, me ha llevado por los rumbos de la biología; y esta me ha enseñado que la forma en que tomamos decisiones está influenciada por nuestro estado biológico. Cosas como el hambre, la privación de sueño y el estrés influyen en el proceso de toma de decisiones.

 

Reflexionemos con esta situación:

Un hombre de cierta tribu está regresando de una cacería cuando de repente se enfrenta a un león de montaña. Cuando el león aparece a la vista, la amígdala de su cerebro desencadena una respuesta de lucha o huida. El hombre instantáneamente se enfrenta con varias emociones como miedo, agresión, ansiedad, etc. Al mismo tiempo, ocurren cambios fisiológicos en su cuerpo. Se liberan hormonas como la adrenalina, la testosterona y el cortisol para preparar al hombre a pelear o a correr.

La respuesta emocional / fisiológica del hombre no solo lo hace más fuerte y más capaz de sobrevivir a este encuentro, sino que también le permite tomar una decisión en un abrir y cerrar de ojos. No hay tiempo para sentarse y reflexionar, y decidir qué hacer en una situación de vida o muerte. La velocidad es esencial y las emociones son fundamentales para alimentar la toma de decisiones rápida.

Una sólida base psicológica es la clave para una inversión exitosa. La mente humana es una herramienta poderosa y compleja que se convierte rápidamente en una espada de doble filo para aquellos que no están entrenados en su control.

Es difícil controlar el sentimiento al invertir porque, como seres humanos, estamos propensos a seguir tendencias, inconscientemente influenciados por historias y tanques de pensamiento masivos, tomando estos conocimientos como nuestros.

Nuestras emociones influyen en nuestras decisiones. Por lo tanto, es vital que analicemos cómo estas afectan las decisiones de inversión.

Todos hemos estado expuestos a los efectos de la avaricia y el miedo, estos son enemigos formidables y pueden llevarnos a cometer errores de trading horrendos. Todos hemos salido de posiciones perdedoras en el punto más bajo en pánico, y todos hemos puesto posiciones que eran demasiado grandes, porque teníamos prisa por ganar mucho dinero. Cuando comenzamos a enfocarnos en el dinero, podemos volvernos muy emocionales debido, precisamente, al enorme peso emocional de este. Podemos entrar en pánico o ser demasiado exuberantes si tenemos grandes oscilaciones de Loss y Profit. 

Ir contra la multitud e invertir a lo grande durante un periodo de crisis, ser codicioso cuando otros temen, te puede generar una fortuna.

Por eso es tan importante evitar ser víctima del pensamiento grupal. Un inversor debe tomar sus propias decisiones basándose en sus propias convicciones.

Pero por supuesto, esto no es fácil.

Pensar por ti mismo significa violar tu necesidad biológica de ser aceptado por otros. Se siente automáticamente inseguro e incómodo. Pero la capacidad de manejar esta reacción emocional negativa que viene con el pensamiento independiente es la clave del éxito a largo plazo.

Escrito por Otto Sanabria.

Pin It