Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.



Hoy quiero aportar al blog un artículo que imagino que será nuevo para muchos, y otros habrán oído hablar de este tipo de comercio, sin llegar a profundizar en el tema.

 

Para empezar, tengo que definir que es “Carry Trade”, y para ello, voy a valerme de Wikipedia, donde os copio literalmente la definición:

·        El carry es el retorno (beneficio) que produce un activo mientras lo mantenemos en nuestra posesión (si es positivo) o el costo de mantener un activo (si es negativo).

·        El carry trade es una técnica que los grandes inversores llevan practicando en el mercado Forex, desde sus inicios.

·        Consiste en la diferencia entre el carry negativo de un activo que hemos pedido prestado a bajo costo y el carry positivo de un activo en el que hemos invertido

·        La idea es sencilla. La inversión en divisas supone comprar una divisa para simultáneamente vender otra, o lo que es lo mismo, nos financiamos en una divisa e invertimos ese dinero en otra. El inversor de esta forma apuesta a que una de las divisas se va a apreciar (divisa de inversión) respecto a la otra (divisa de financiación).

Para que nos quede un poco más claro, vamos a pasar a poner un ejemplo.

Ø Un inversor compra la moneda con la mayor tasa de interés y vende la que tiene la menor tasa de interés. En nuestro ejemplo el par AUD/JPY, el inversor recibiría 5,5% de interés anual por mantener este par y pagaría 0% de interés por utilizar el yen para comprar dólares australianos. Si el precio del AUD/JPY no cambia incluso por un punto durante un año, el inversor aún tendría un 5,5% de ganancia asegurada.

Una tasa de 5,5% como retorno sobre la inversión parece modesta pero si se utiliza el apalancamiento las cosas se ponen interesantes. Con un apalancamiento de 10:1 se ganaría ahora el 55% anual, solo por intereses. Esto explica en gran parte por que los fondos de riesgo cobran una comisión de 2% sobre los activos brutos y 20% de las ganancias netas.

Una vez tenemos clara la definición, vamos a pasar a ver los inconvenientes de esta estrategia, y el primero que se me ocurre es que para que esta estrategia sea rentable, debemos de posicionarnos en un par de divisas, que a la vez que nos da rentabilidad diaria al pagarnos el diferencial del interés entre ambas divisas, que podamos estar en “el lado correcto” del movimiento del mercado. De nada nos sirve abrir una posición en la que vamos a cobrar Swap diario, si estamos en contra de la tendencia y nuestra cuenta cada vez pierde más. El segundo inconveniente, es que estamos expuestos a la variación de los tipos de interés que dictan los distintos bancos centrales, aunque este último inconveniente, lo veo un poco más previsible, al conocer de antemano, cuando se reúnen los distintos bancos centrales, para actualizar su política de tipos de interés.

Una vez definido el término e indicando sus desventajas principales, me gustaría explicaros como podemos sacar ventaja, aplicando este tipo de comercio, a nuestros algoritmos cuantitativos.

Hace unos días, mi compañero Pablo Vargas, adelantaba por nuestro grupo de WhatsApp, que estábamos analizando pares de divisas en gráficos mensuales, con la idea de tener operaciones a largo plazo, con menor apalancamiento, por descontado, y que a su vez, nos pagasen por dejar la operación abierta día tras día, pero ¿Hasta cuándo? Ahí entran en juego nuestros algoritmos, que nos calculan, como ya conocen nuestros clientes y seguidores, el precio de entrada de un activo, la dirección del mismo, el porcentaje de  probabilidad de acierto, y por último, también nos dan los niveles de agotamiento máximo superior e inferior, por lo que al disponer de tanta información, estamos eliminando uno de los mayores riesgos de esta estrategia: podemos conocer con una probabilidad de acierto mayor al 65%, que es la que usamos para dar por válida una señal, en qué dirección se moverá nuestra operación, por lo que el riesgo de estar en el lado equivocado del mercado, disminuye considerablemente. El otro inconveniente que comentaba anteriormente, también lo podemos prevenir, en parte, al conocer que días se reúnen los distintos bancos centrales que dictarán el tipo de interés que se aplicarán a nuestras divisas.

Resumiendo, esta estrategia carry trade, conociendo  de antemano hacia donde “probablemente” irá el precio, y buscando solo los pares de divisas que nos paguen intereses, puede ser otro instrumento importante a tener en cuenta en el futuro, sobre todo, cuando las tasas de interés empiecen a aumentar otra vez, ya que actualmente estamos pasando por un ciclo económico en la que predominan las bajas tasas de interés.

Sin más, y para que no resulte pesado este post, me despido de todos ustedes, deseando que fuese de vuestro interés este artículo, y esperando que me deis vuestra opinión acerca de esta estrategia y si os gustaría que profundizásemos más en la misma.

Sigue nuestros artículos en nuestro blog, suscribiéndote al mismo, así como todas las noticias y resultados que subimos en nuestro canal de YouTube, así como en nuestra página de facebook.

 

Escrito por Daniel González 

Pin It